La calidad de la cámara en un Smartphone, ¿Qué debes saber y tener en cuenta para elegir la mejor opción?

¿Cuál es una de las preocupaciones de quienes hoy en día deciden cambiar su viejo Smartphone por uno nuevo? No solo acertar con el equilibrio general a nivel prestaciones, si no también con la calidad de imagen que será capaz de ofrecer tanto la cámara frontal como la trasera. A diferencia del procesador, de la pantalla y de la batería, las especificaciones técnicas sobre el papel no necesariamente reflejarán la realidad que uno se imagina.

Hubo un tiempo en el que sí hubo una guerra por lanzar al mercado el teléfono móvil con más MP a nivel de cámara, y de ahí nacieron interesantes productos como el LG Viewty (2007), con cámara de 5MP y óptica Schneider-Kreuznach; el Sony Ericsson Satio (2009), con cámara de 12MP AF; el Samsung Pixon (2009), con cámara de 12MP y flash de Xenon; el Nokia 808 PureView (2012), con sensor de 41MP y óptica Carl Zeiss; el Sony Xperia Z1 (2013), con cámara de 20,7MP; y hace unos pocos meses Huawei lanzó el primer Smartphone con triple cámara, el P20 Pro (2018), dando el sensor principal un máximo de 40MP.

¿Sigue siendo tan importante la resolución en una foto? Sí y no. Y lo digo por que al recordar mis análisis de producto no puedo dejar de mencionar lo detalladas que siempre se han visto las fotos tomadas con los móviles Xperia Z Series de Sony: nunca han podido considerarse con el software más avanzado o con el proceso de captura más rápido, pero, los sensores de 20,7MP primero y los MotionEye de 19MP después nos han revelado una definición de los objetos de la escena a un nivel impactante. Eso sí, debido a la lente, en los márgenes se tendía a perder nitidez.

Una sola cámara, ¿o cámara dual?

Son cada vez menos, pero todavía hay teléfonos inteligentes con una única cámara. ¿Son de gama de entrada? Los Pixel 2 y Pixel 2 XL se lanzaron con una única cámara DualPixel de 12,2MP, y el recientemente anunciado iPhone XR de Apple trae también una única cámara con sensor de 12MP. Yo en lo personal exijo que el teléfono cuente con dos cámaras básicamente por dos motivos:

  • La segunda cámara puede aportar zoom, que suele ser óptico y de dos aumentos, para acercar objetos o realizar mejores encuadres
  • La segunda cámara puede ser gran angular, y en ello es casi única la marca LG con sus G5, G6, V30 y G7 thinQ

En mi opinión la perfección en cámaras será aquella en la que se logre aunar una sobresaliente cámara principal con dos más de apoyo: con zoom óptico de dos aumentos (como el del Galaxy S9 y Galaxy Note 9) y gran angular entorno a los 120º (como el del LG V30). Con esa configuración de tres cámaras tendríamos la solución de bolsillo más completa con la que un viajero pueda soñar (incluido yo mismo).

Este año Huawei nos ha mostrado el camino hacía la cámara perfecta con el P20 Pro, pues deja de lado las soluciones de cámara dual para adentrarse en el mundo de las soluciones de triple cámara: en este caso una con sensor de 40MP, que a 10MP usa la tecnología SuperPixel; otra telobjetivo con sensor de 8MP, que da un zoom de 3 aumentos espectaculares y 5 aumentos sorprendentes; y finalmente la cámara cámara con sensor monocromo de 20MP, que proporciona unas fotos en blanco y negro super nítidas.

Una de las razones por las que es interesante contar con una solución de cámara dual es que se pueden tomar fotos con efecto desenfoque valiéndose de elementos de “hardware”. ¿Quien no ha probado de hacer un retrato con bokeh? Para mí ya es algo obligado cuando quiero hacer una foto a alguien cercano a mí, el resultado es simplemente más bonito. Luego, mediante software, se puede guardar una copia sin desenfoque del fondo o con un desenfoque más o menos contundente según sea el ajuste inicial.

En todo caso Samsung con sus Galaxy S8, que cuentan con una única cámara, logró mediante software y la opción “desenfoque dinámico“, dar protagonismo a un primer plano sobre los más secundarios: a posteriori, con edición por software, se puede cambiar el plano de enfoque o mantener toda la escena perfectamente enfocada. ¿Qué promete el iPhone XR? Tomar retratos con bokeh bien afinados y, claro está, gracias al software.

Megapixels, SuperPixel, apertura y tamaño del pixel

El factor Megapixels es algo que debemos considerar con cierta perspectiva. Es decir, aunque el Mi A2 Lite y el Galaxy Note 9 cuenten con una cámara principal de 12MP, la calidad de imagen resultante no será ni por asomo comparable. ¿Por qué? Entre otras cosas por que no incorporan el mismo sensor CMOS en términos de calidad de componentes y tecnoogía. Por ejemplo, hay variedad de sensores Sony, pero según la gama de precios están destinados a uno u otro producto.

El número de MP puede importar cuando se trata de hacer ampliaciones de la foto a tamaño mural, pero claro está debe haber garantía de que el resto de factores que conforman la cámara sean de calidad. ¿Quieres un ejemplo? Yo he realizado ampliaciones de fotos tomadas con un Nokia 808 PureView, Smartphone con sensor de 41MP capaz de proporcionar fotos a 38MP en ratio de imagen 4:3 y 34MP en ratio de imagen 16:9: gracias a la calidad de todos los componentes, y al número de MP, la foto impresa a tamaño mural cuenta con una gran nitidez.

Habrás léido en el título del apartado la palabra apertura. ¿Te estás preguntando qué és? Suele acompañar a las especificaciones de cámara indicándose un “número F” que, al contrario de lo que uno pueda pensar, mejor es cuanto más pequeño sea el indicador. Es decir, una apertura F1.8 es mucho mejor que una F2.2: la primera opción nos viene a decir que la cámara del Smartphone será más luminosa y, en condiciones de pobre iluminación o directamente noche, se obtendrán mejores resultados.

Hoy en día el valor de apertura más bajo para la cámara trasera de un móvil es F1.6, dejando de lado la apertura dual F1.5/F2.4 del Galaxy S9+ y Galaxy Note 9. En los móviles de gama alta o gama media-alta, un valor de apertura generalizado sería F1.8. En todo caso, y salvando la excepción de los Galaxy S9 y Galaxy Note 9 (con apertura F1.7), en las cámaras frontales se podría considerar un estándar una apertura F2.0.

Qué crees que es mejor, ¿muchos pixeles pero pequeños, o pocos y grandes? El tamaño del pixel representado en micras es otro de los factores clave que determinarán la calidad del resultado al tomar una foto con la cámara trasera del teléfono móvil: por lo general ya se logran tamaños de pixel de 1.25 y 1.4 micras, aunque LG con sus gama alta consigue unos resultados espectaculares con pixeles de solo 1 micra. La idea es que cuanto mayor sea el tamaño del pixel más luz se capta y, no falta decir, el resultado final será más convincente en el detalle de la escena que se pretende inmortalizar.

Y ahora toca mencionar la palabreja “Super Pixel“. ¿Qué te ha sugerido al leerla? Pues la idea es que se agrupan 4 pixeles en 1 para multiplicar la capacidad del sensor de la cámara: con el Mi A2 lo he podido comprobar recientemente, pues una de sus cámaras (la de 20MP) capta más luz y con ello se impulsa el nivel de detalle cuando es de noche o en escenas con importante desigualdad en la iluminación. El Huawei P20 Pro trae también su propia tecnología, llamada Light Fusion, que mantiene la práctica de unificar 4 pixeles en 1: aquí se usa el sensor RGB de 40MP, que al fijar la resolución de salida a 10MP ya activa automáticamente dicha tecnología. De noche uno se queda simplemente boquiabierto.

Las lentes de la óptica y el software

Ya hemos hablado de unos cuantos factores que afectan directamente al resultado final que se obtiene al tomar una foto. ¿Qué más puede haber? Pues las lentes que forman la óptica paticiparán también de una foma contundente. En el pasado era habitual ver móviles Nokia con óptica firmada por Carl Zeiss (N95, Lumia 1020); LG lanzó el Viewty en 2007 con óptica Schneider-Kreuznach, y años más tarde BlackBerry hizo lo mismo con su PRIV; los Nokia modernos de gama alta traen ópticas Zeiss y Huawei, desde el P9, confia en la experiencia de Leica.

Es más, con la presentación del V30 de LG en el IFA de 2017 se hizo especial hincapié en que la óptica de la cámara principal contaba con una lente de cristal. ¿Cuántas lentes debe tener la óptica? Según mi experiencia, cuanto mejor es la cámara más lentes incorpora: seis lentes es el máximo, y cinco un número también habitual. Pero ya hablar de ópticas compuestas por cuatro lentes equilvale a hacer referencia a cámaras de cálidad media – baja.

Por supuesto no podemos pasar por alto el valor añadido que se obtiene con el software, o dicho de otra forma, con la aplicación de cámara: con ello se multiplican los usos de la cámara, más allá de una simple captura, dando rienda suela a la imaginación o enfoque de la escena que pretenda cada usuario. ¿Qué se puede lograr gracias al software?

  • En los móviles con cámara dual regular la apertura para manejar el desenfoque con Bokeh
  • Realizar ajustes manuales como un usuario PRO tocando parámetros como el valor ISO, tiempo de exposición, balance de blancos y enfoque
  • Guardar copias de las fotos en formato RAW (archivos .DNG)
  • Aplicar filtros de imagen
  • Tomar fotos panorámicas
  • Modo noche (mejora sustancialmente la foto final)
  • Activar la función HDR, para compensar la iluminación de la escena

Una de ventajas de software que encontramos en un móvil Huawei la encontramos precisamente en el modo de cámara “noche”, que va iluminando la escena de forma progresiva y recogiendo datos de los puntos de luz que se encuentran en la escena: con el teléfono en un trípode, en unos pocos segundos se obtiene una foto perfectamente detallada incluso de áreas que no se benefician de los puntos de luz incandescentes.

Con posterioridad, gracias a los editores avanzados de las capas de personalización de cada marca, las fotos originales se pueden reencuadrar, cambiar el balance entre el brillo y el contraste, aplicar efectos, destacar colores sobre fondo gris, recortar y voltear, impulsar la nitidez, entre otras cosas. Yo soy de la opinión que este tipo de herramientas no tienen que faltar: claro está también se pueden descargar desde la Play Store aplicaciones como Snapseed o Adobe Photoshop Fix.

Me gustaría añadir que Sony ha implementado en la aplicación de cámara de sus Smartphones el área “efecto creativo“, en la que se agrupan toda una serie de efectos de imagen que en mi opinión son interesantes para cualquier usuario. ¿Cuál es el gran defecto del resultado a obtener? No se aprovechan las posibilidades del sensor de la cámara ni en calidad ni en resolución, ya sea para grabar vídeo como para tomar una simple foto.

Y para terminar este apartado no puedo si no felicitar a Google por la excelencia de su software, que a mucho nos parece de lo mejor para impulsar aún más el buen resultado final tras cada captura con los Pixel de primera y de segunda generación.

Flash, cámara gran angular y teleobjetivo

Basándome en mi propia experiencia sobre el terreno, el flash LED trasero que acompaña a la cámara de un teléfono no importa si es doble, de doble tono, o único. Por poner un ejemplo, Samsung sigue apostando por los soluciones de un único fash, y tras chequear los resultados no puedo si no decir que es de lo más eficaz que hay.

Eso sí, recuerdo que los móviles con flash de Xenon (léase el Nokia Lumia 1020) aportaba una capacidad de iluminación de la escena más que sobresaliente. ¿Por qué no se ven más soluciones de este tipo? Quizás por que no hace falta. Por otro lado, si hablamos de las cámaras para selfies, el flash delantero en mi opinión es simplemente innecesario: aunque nuestro autorretrato disfrute de algo más de luz, la calidad de imagen que se obtiene de noche deja mucho que desear. Casi es preferible montar el teléfono en un trípode y tomar una foto con la cámara y flash traseros.

Ahora bien, ¿Es mejor una cámara gran angular o una cámara teleobjetivo? No me voy a entretener mucho hablando sobre ello por que ya es una cuestión personal. Lo que yo me he encontrado siempre que viajo es más la necesidad de tener un buen angular que un zoom de dos aumentos: LG lo ha hecho muy bien con sus G y V Series, siendo el V30 el terminal que más me convenció en ese sentido con su cámara de 13MP con angular de 120º y apertura F1.9.

Sn muchas las veces en las que he estado ante un monumento, o ante una amplia panorámica, habiendo deseado contar con una cámara gran angular para abarcar toda la escena sin necesidad de realizar una captura panorámica. Además con la cámara gran angular uno se puede acercar mucho a ese monumento a inmortalizar y evitar a aquellos que también quieren hacer “algo similar”.

Por otro lado, y también es una gran verdad, contar con una buena cámara teleobjetivo con zoom óptico de dos aumentos es todo un descubrimiento cuando queremos captar detalles de objetos a los que no podemos acercarnos a pesar de estar relativamente cerca, o sencillamente uno desea mejorar el encuadre. Ahí el Samsung Galaxy Note 9 tiene un muy buen desempeño, pues incluso al grabar vídeo se puede saltar entre la cámara normal y la cámara con zoom sin necesidad de detener el proceso.

¿Hay algo mejor que una cámara con zoom de dos aumentos? Una con zoom de tres aumentos, y eso es lo que precisamente aporta como valor diferencial el Huawei P20 Pro: pero al contrario que con el Galaxy Note 9 y Galaxy S9 Plus, no será posible utilizar la cámara teleobjetivo para grabar secuencias de vídeo.

Conclusiones finales e Inteligencia Artificial

Si a ti lo que te importa es comprar un Smartphone con una gran cámara, o la mejor posible en el rango de precios al que te esté limitando tu bolsillo, fíjate especialmente en el valor de apertura y el tamaño del pixel. ¿Lo quieres para grabar vídeo? Aquí los mejores son los Sony Xperia y Galaxy S/Note de Samsung, capaces de alcazar resoluciones UHD y permitirte un movimiento más estable gracias a la estabilización de imagen óptica (OIS): sin estabilización nuestro movimiento deberá ser extremadamente preciso si se quieren evitar saltos.

Y no te creas que me olvido de una de las novedades este año ligada en parte a la función de cámara, la inteligencia artificial. ¿Aporta realmente valor al resultado final cuando vamos a tomar una foto? En el Huawei P20 Pro, con procesador Kirin 970 con NPU (unidad de procesamiento neuronal), se cuenta con la máxima expresión a la hora de aplicarse la IA: el teléfono reconocerá  la escena y aplicará automáticamente el módo de cámara más propicio, por ejemplo un bokeh si estamos tomando un retrato.

Otra de las cosas que permiten los móviles de última generación es reconocer la escena y, en función de ello, reforzar el tono de los colores. Con el Huawei P20 y P20 Pro se incorpora el enfoque predictivo 4D, que mantiene el enfoque de los elementos que a uno le interesa tener bien definidos aunque el efecto del viento nos pretenda jugar una mala pasada cambiando el plano.

¿Soy de los que confían en el reconocimiento de escenas? No, yo prefiero tener desactivadas todas las ayudas que se hayan implementado por software y que, gracias a la IA, técnicamente favorecerían la obtención de un resultado final más convincent: en mi opinión con el reconocimiento de escenas me parece que por lo general se satura demasiado los colores y los aleja de la realidad que uno tiene ante si.

Anuncios

Deja un comentario