Apple iPhone XS Max, ¿Será mejor opción que el Samsung Galaxy Note 9? | opinión y análisis técnico

La batalla está servida, pues un nuevo Smartphone de gama alta ha llegado ya al mercado dispuesto a competir. ¿Será el Apple iPhone XS Max capaz de hacer frente a las grandes cualidades del Samsung Galaxy Note 9? De hecho he elegido para este artículo la versión más grande de los nuevos iPhone, básicamente para equiparar las prestaciones en pantalla: el iPhone XS apenas tiene 5,8 pulgadas de diagonal y en el resto de cosas es igual que su hermano mayor.

Lo primero de lo que creo se debe hablar no es otra cosa que el precio de venta oficial, que parte de los 1259 euros en el caso del iPhone XS Max y de los 1008,99 euros si nos fijamos en el Galaxy Note 9. Y de hecho la distancia debería ser mayor, pues el móvil de Samsung cuenta ya con 128GB de memoria interna total: si quieres un iPhone con esa misma capacidad deberías aumentar tu inversión hasta los 1429 euros (que es lo que cuesta en realidad la variante con 256GB).  En otras palabras, el móvil de Apple cuesta 250 euros más y uno no podrá ampliar la capacidad de almacenamiento con tarjeta micro SD.

Antes de pasar a profundizar en los apartados clave, creo que merece la pena descartar aquellas características técnicas comunes a ambos Smartphones:

  • Wi-Fi de banda dual
  • NFC
  • Bluetooth 5.0
  • Cámara trasera teleobjetivo con zoom óptico de dos aumentos
  • Desbloqueo por reconocimiento facial
  • GPS+Glonass
  • Sistema estéreo de altavoces
  • Carga inalámbrica basada en el estándar Qi
  • Diseño basado en dos caras de cristal y perfil metálico
  • Resistencia al agua con certificación IP68

Construcción y diseño a otro nivel

Cuando uno invierte un montante de dinero que supera los 1000 euros, está claro que espera un producto físicamente impecable. Y en estas cosas, desde hace ya muchos años, Apple es toda una experta: no solo en el terreno de los iPhone si no en cuanto a reproductores de música, PCs de sobremesa y portátiles, dispositivos de entretenimiento e incluso pequeños accesorios. Y no, no digo con ello que Samsung no de la talla en cuanto a diseño se refiere.

Lo primero. ¿Cuál se puede considerar que tiene mejor construcción? Seguro que más de uno piensa que es una opinión personal pero yo creo que ahí Apple sería el que se impondría: no es algo que los diseñadores de California descuiden, y es algo que define muy bien a la marca. En ambos hay dos caras de cristal, Gorilla Glass 5 en el Galaxy Note 9 y cristal de gran dureza en el iPhone XS Max (sin confirmar quien es el fabricante). Y luego está el perfil, parcialmente cubierto por cristal y por una franja de una aleación de aluminio Series 7000 en el móvil de Samsung: en la apuesta Apple el perfil está realizado en acero inoxidable de calidad quirúrgica.

Y ahora sí, lo siguiente que voy a comentar es totalmente subjetivo: me gusta mucho más el aspecto exterior del iPhone XS Max, mucho más llamativo en la parte frontal, a pesar del notch pero teniendo en cuenta que se aprovecha mejor el espacio; con un perfil en mi opinión más ergónomico debido a la continuidad de la curva; y una parte posterior a la que, por diseño, uno no puede no rendirse. Samsung no ha trabajado muy bien el “look and feel” de las cámaras, aunque a nivel operativo sean sobresalientes: ahí Apple vuelve a estar mejor, con esa disposición vertical y a un lado de las lentes, aunque sobresalgan con respecto al resto de la superficie.

Por qué no decirlo, el iPhone XS Max es más bonito, con líneas más redondeadas y algo más recogido en dimensiones: 0,43 cm más corto, solo 0,1 cm más ancho y 0,11 cm más esbelto. El Galaxy Note 9 se siente más “tocho” en la mano, sin animo de ofender a los seguidores incondicionales de Samsung. Como se suele decir, “en cuanto a gustos no hay nada escrito”.

Aquello que le falta al iPhone XS Max y no al Galaxy Note 9

Tanto si se es fan de Apple como de Samsung, hay ciertos elementos de hardware de los que las marcas nunca deberían prescindir: hay que dejar al propietario del teléfono que elija usar o no una prestación, y nunca imponerlo al dejarla de incluir. ¿A qué me puedo referir? En primer lugar al espacio reservado a la tarjeta micro SD con el fin de ampliar la capacidad de almacenamiento: el iPhone XS Max, al igual que el Huawei P20 Pro, no permite disfrutar de dicha flexibilidad.

En mi opinión el propietario del flamante nuevo Smartphone de Apple puede tener un problema si elige el modelo más básico, el de 64GB, que estoy convencido va a llenar la memoria interna más rápido de lo que podría esperar. Aunque parezca mentira, hoy en día resulta relativamente sencillo agotar la capacidad de almacenamiento en un Smartphone debido a la cantidad de contenido recibido por mensajería instantánea, las fotos que se hacen sin límite, el peso de determinados juegos y la acumulación de datos de ciertas aplicaciones, o el mero de hecho de seguir disfrutando de música digital almacenada a nivel local.

¿Cuál es la gran ventaja asociada a la compra del Galaxy Note 9 de Samsung? La ingente cantidad de almacenamiento que se puede llegar a tener, no solo por memoria interna (modelo a elegir de 128GB o 512GB) si no también por que se puede alojar en la bandeja correspondiente una tarjeta micro SD de hasta 512GB. Estoy convencido que con esas cifras resultará ser una tarea titánica tratar de agotar la capacidad de memoria.

Cambiando de tema, la otra gran desventaja a la que se enfrentará el propietario de un iPhone está ligado al uso de auriculares al reproducir música: es obligatorio echar mano del adaptador de conexión lightning a jack audio de 3,5 mm si se pretende disfrutar de unos auriculares por cable con conexión tradicional. Y la pregunta que quizás te hagas, ¿Dónde está el problema? En realidad en el hecho de que puedes perder el adaptador o que al tener como yo dos o más juegos de auriculares lo olvides. Es una cuestión práctica.

Claro está, el Galaxy Note 9 sí cuenta con una conexión dedicada para auriculares, ubicada justamente a la izquierda del puerto USB de tipo C. En todo caso me gustaría confesar que en mi día a día yo aprovecho la tecnología bluetooth para vincular mis auriculares al teléfono en el que llevo mi música. ¿Cuando prefiero usar la conexión tradicional por cable? Solo cuando viajo en avión y en tren, o si por un casual tengo que atender llamadas (el micrófono integrado en el módulo de control da mejores prestaciones sonoras).

Y ya que hablamos del Note Series de Samsung, hay otra cosa que tiene ese teléfono móvil y no el iPhone XS Max de Apple: el S Pen, un lápiz de color amarillo con conectividad bluetooth. Yo no soy muy fan del manejo del stylus, mas lo usaría mayormente para presumir y dejar que mis sobrinas dibujaran sobre la pantalla, pero debo reconocer que hay un importante número de usuarios que valoran y mucho la funcionalidad ligada al S Pen: yo solo lo usaría como control remoto para tomarme selfies o retratos con desenfoque con la cámara trasera.

Lucha de cámaras: zoom óptico de 2 aumentos y la mejor foto

¿A quien se le ocurriría comprar un Samsung Galaxy Note 9 o un iPhone XS Max y no usarlo para tomarse unos selfies con los amigos o captar un instante digno de recordar? A mí no se me ocurre nadie de mi alrededor que se limitara a utilizar el resto de funcionalidades de este Smartphone y no haría caso de una de las prestaciones de referencia en un producto tecnológico moderno.

No va a ser nada sencillo apostar por uno o por otro desde el punto de vista técnico, es decir, sin que haya tenido la oportunidad de tomar la misma foto con uno y con otro. No podemos fijarnos solamente en el número de MP del sensor ni tampoco en el valor de apertura, por que hay otros factores que tienen protagonismo en el resultado final como la calidad del cristal de la óptica, el número de lentes que la componen y, también sumamente importante, la capacidad de procesado del software. Cuando prepare la comparativa para mi canal de YouTube, Tu Ayuda Android Reviews, podré sacar de las dudas al lector.

Pero ya que estamos aquí vamos a contraponer, al menos técnicamente, cuales son las cualidades de la cámara frontal y trasera del iPhone XS Max y Samsung Galaxy Note 9:

  • Cámara frontal. Sensor de 7MP, apertura F2.2 (iPhone XS Max); sensor de 8MP, apertura F1.7 (Galaxy Note 9)
  • Cámara trasera. Dual de 12MP con apertura F1.8 y F2.4 (teleobjetivo); dual de 12MP con apertura dual F1.5/F2.4 y F2.4 (teleobjetivo)

Con respecto a la cámara frontal no nos podemos fiar de que la apertura en el Galaxy Note 9 nos trate de convencer de que se ganará en luminosidad: tratándose de un producto de Apple no se puede poner la mano en el fuego y decir que la foto saldrá más oscura o menos nítida. Incluso no importa la diferencia de 1MP que existe en resolución. El acertado veredicto es aquel al que se llegue comparando fotos tomadas con los dos teléfonos en las mismas condiciones.

Por otro lado, ahora fijándonos en las prestaciones de la cámara dual trasera, me gustaría añadir que ambos cuentan con doble estabilización óptica de imagen y capacidad para grabar vídeo en calidad máxima 4K a 60 fps: solo el iPhone de Apple da algo más de flexibilidad al poder escoger también una opción de 24 fps. ¿Algo más que nos pueda asombrar? Ambos serán sobresalientes al tomar fotos panorámicas, de hasta 63MP con el iPhone XS Max: tengo experiencia ya con el Galaxy Note 9 y la foto se muestra muy nítida, y aunque mi experiencia con un iPhone se remonta a dos generaciones anteriores puedo asegurar que el resultado estará al menos un paso por delante.

En cuanto a calidad de imagen, nitidez de los elementos que se presentan en la escena, y cualidades de los sensores en condiciones de pobre iluminación, eso es algo a lo que daré respuesta cuando prepare la comparativa sobre el terreno con ambos móviles. Sí puedo adelantar a día de hoy, tras el análisis del Samsung Galaxy Note 9, que su zoom óptico de dos aumentos impresiona: está a la altura de las prestaciones de la cámara principal si hay buena luz ambiente. Por otro lado, y siempre en mi opinión basada en las pruebas realizadas sobre el terreno, la apertura dual F1.5/F2.4 del Galaxy Note 9 no es algo que haya respondido a mis expectativas.

No dudo para nada en que, cuando me llegue el iPhone XS Plus y haya tomado fotos, que la calidad de la imagen en fotografía y grabación de vídeo va a estar pareja o, quizás por delante, de lo que se logra con el flagship de la compañía coreana. De momento puedo asegurar que los dos terminales será de lo más top para quienes quieran tener permanentemente en el bolsillo una cámara digital polivalente super compacta. Tendrás mucho más, y de más valor, en los próximos días.

Pantalla y batería, ¿cuánto tiempo de uso esperas obtener?

Los móviles pequeños siempre han sido más cómodos de llevar, te aportan más confianza al sujetarlos en la mano y, al final, son infinitamente más prácticos. ¿Tienen cabida en los tiempos modernos que vivimos? En mi opinión, por la forma en la que usamos un teléfono inteligente, es inevitable demandar pantallas con más pulgadas de diagonal con el fin de disfrutar más del contenido audiovisual y que la información presentada en una página web sea más asumible en cuanto a lectura.

Si en algo compiten cara a cara el iPhone XS Max y el Galaxy Note 9 eso es pantalla. De hecho, y a falta de comprobarlo sobre el terreno, diría que a efectos de visualización las aplicaciones tenderán a evitar el área del “notch” en el caso del iPhone XS Max: ello supondrá que las 6,5 pulgadas de pantalla se recortarían hasta más o menos 6,38 pulgadas, prácticamente igualando a las 6,4 pulgadas de diagonal con las que cuenta el flagship de Samsung. En todo caso la diferencia en tamaño de pantalla es ínfima.

Una de las cosas que para mí son relevantes a la hora de comparar pantallas tiene que en cómo brillan bajo la luz directa del Sol. Al fin y al cabo a nadie le gusta salir a la calle y no ver bien el contenido, por mucho que se llevan gafas de Sol. A ello responderé de forma contundente cuando tenga en mis manos ambos productos al mismo tiempo. En todo caso, a nivel técnico, hay dos aspectos en los que el Galaxy Note 9 supera a su contrincante: un 12,6% más en densidad de pixeles y una resolución de pantalla mayor.

El iPhone XS Max trae una pantalla OLED, mientras que el Galaxy Note 9 cuenta con una pantalla Super AMOLED. ¿Será mejor el panel del teléfono de Samsung? En otras ocasiones ya me he llevado la sorpresa de comprobar como la balanza se decanta hacia el lado contrario al esperado. Hay que comprobarlo in situ, mostrando el mismo contenido en uno y otro lado. Nada está dicho, mi agudeza visual será la que determine a partir del 21 de septiembre cuál es el claro vencedor en este apartado tan importante,

Las pantallas OLED y Super AMOLED son el perfecto aliado para las baterías de los móviles, pues tras ya una dilatada experiencia analizando producto me han demostrado que son capaces de estirar el tiempo de uso de una carga completa más allá de lo que se ofrecería en caso de montarse una solución IPS LCD (como el caso del iPhone XR). Además hay que tener en cuenta que ambos son compatibles con carga rápida y el estándar de carga inalámbrica Qi. Técnicamente el iPhone XS se carga más rápido, pues en media hora se de bería recuperar un 50% de capacidad de batería: mi propia prueba con Galaxy Note 9 me ha demostrado que en el mismo periodo de tiempo solo se alcanza un 32%.

En autonomía el Galaxy Note 9 tiene todas las de ganar gracias a sus 4000 mAh de capacidad de batería. Apple no nos dice de forma oficial y abierta la cantidad de mAh de la batería de su flagship, pero sí da datos de consumo que comparados con los oficiales de Samsung nos dan pistas de cuál es “técnicamente” superior:

  • Tiempo en conversación: hasta 25h el iPhone XS Max; hasta 29h el Galaxy Note 9
  • Tiempo de reproducción de vídeo: hasta 15h en el iPhone XS Max; hasta 20h en el Galaxy Note 9
  • Tiempo en reproducción de audio: hasta hasta 65 horas con el iPhone XS Max; hasta 59 horas con el Galaxy Note 9
  • Navegación por Internet: hasta 13h con el iPhone XS Max; hasta 16h con el Galaxy Note 9

Me gustaría realizar un apuntes a cerca de los datos reflejados sobre estas líneas: sería importante conocer cuál es el brillo de pantalla fijado en cada Smartphone, algo que yo podré corroborar a conciencia cuando prepare mis propias pruebas como de costumbre reproduciendo contenidos. Además, es conocido por todos que Samsung distribuye sus Galaxy S y Galaxy Note con una resolución de pantalla fijada en FULL HD+ (y no QuadHD+, el tope del panel).

El Face ID del iPhone XS Max frente a la triple solución de seguridad del Galaxy Note 9

Finalmente Apple se ha olvidado por completo del famoso “touch ID” de los iPhone 8 y generaciones anteriores. Ahora lo que vale por encima de todo es el Face ID, en otras palabras, el sistema de reconocimiento facial diseñado por Apple que combina los siguientes componentes de hardware junto a la cámara TrueDepth y el Motor Neuronal: una cámara de infrarrojos, un iluminador IR y un proyector de puntos. De hecho Apple presume por el hecho de que el reconocimiento facial funciona incluso con gafas de Sol o, en el caso de los hombres, que se deje uno la barba.

Todavía no tengo experiencia sobre el terreno con el Face ID del iPhone de nueva generación, pero está claro que Apple no puede fallar teniendo en cuenta que es la única medida de seguridad implementada más allá del hecho de poder utilizarse un código de bloqueo tradicional (eso sí, menos glamuroso). En todo caso sí acumulo una más que dilatada experiencia con el triple sistema de seguridad implementado por Samsung en sus Galaxy S y Galaxy Note de 2018.

¿Sabes qué es lo que más me gusta de las soluciones propuestas por el área de la compañía coreana dirigida por Koh, Dong Jin? La opción de “escaneo inteligente“, que da permiso al Galaxy Note 9 para escoger la medida de desbloqueo idónea según sean las condiciones de iluminación del lugar en el que nos encontremos: de día se usaría básicamente el reconocimiento facial, y de noche el reconocimiento de iris. Al fin y al cabo la idea es que se pueda tener acceso al sistema sin que falle el desbloqueo: por desgracia si llevas gafas todavía no se puede garantizar que ninguna de las dos soluciones acierten a reconocernos.

Y si buscas una forma más tradicional, que se sirva del sentido del tacto, no hay más registrar una huella digital con el sensor de huella dactilar emplazado en la parte posterior del Galaxy Note 9. ¿Qué tal es la experiencia? Se ha mejorado con respecto a la anterior generación Galaxy Note, pero sigue estando demasiado cerca del área de cámaras: en todo caso el uso de una carcasa mejora el hecho de situar el dedo sobre la superficie de lectura. Gracias al sensor de huella el teléfono lo podrían desbloquear un máximo de 5 personas, que pudieran forma parte del núcleo familiar.

No se puede negar que el flagship de Samsung es bastante más completo en opciones, más allá de la efectividad que podamos disfrutar con el Face ID de Apple.

Rendimiento, resistencia al agua y otras cosas

Cuando se compra un teléfono móvil que vale cierta cantidad de dinero lo que menos se espera es que de problemas en rendimiento, que se bloquee, que no arranque aplicaciones y juegos con rapidez, o que al realizar un gesto sobre la pantalla la respuesta sea dubitativa. ¿Merece la pena entrar en la vertiente más técnica de los procesadores? Considero que eso es irrelevante para la mayoría de usuarios, pues lo que más cuenta es la experiencia de manejo del día a día.

El Samsung Galaxy Note 9 incorpora, según sea la región en la que se distribuya, o un procesador Snapdragon 845 de 8 núcleos con GPU Adreno 630; o un procesador Exynos 9810 de 8 núcleos con GPU Mali G72 (en España, por ejemplo). El iPhone XS Max integra su nuevo chip A12 Bionic de 6 núcleos con Motor Neuronal (Neural Engine) y GPU de 4 núcleos: ten en cuenta además que gracias a la tecnología de 7nm del procesador se impulsa el rendimiento al tiempo que se reduce el consumo energético. Los procesadores del móvil de Samsung cuentan aún con tecnología de 10nm.

Técnicamente se podría decir que el procesador A12 Bionic de Apple es superior pero, en mi opinión, la diferencia técnica no será detectable a no ser que realicemos “test de Benchmark” o pretendamos realizar una elaborada demostración de realidad aumentada. Para el día a día de un usuario corriente los dos móviles podrían considerarse igual de competentes.

Lo que sí podría ser detectable, pero no recomiendo realizar la prueba, es que el iPhone de Apple aguantará mejor la inmersión en agua comparado con su rival. Sí, lo dos cuentan con certificación IP68, pero el iPhone XS Max puede técnicamente sumergirse hasta 2 metros de profundidad y el Galaxy Note 9 hasta 1,5 metros: son valores teóricos testados en un periodo de tiempo de 30 minutos, y probablemente se puedan superar sin se sufrieran daños. Pero, en mi opinión, es mejor quedarse con la duda o tener que corroborarlo por accidente. Nunca pongas a prueba tu Smartphone a propósito.

Cambiando de tercio, en los dos teléfonos se ha implementado un sistema de altavoces estéreo: uno de los altavoces comparte espacio con el auricular para llamadas. Ahora solamente falta comprobar cuál de los dos da más potencia y claridad de sonido y si, al igual que el Galaxy Note 9, Apple ha implementado tecnología de los laboratorios Dolby: en la hoja de especificaciones solamente se habla de que se reproduce contenido Dolby Digital.

¿Qué Smartphone es mejor para ti? ¿Galaxy Note 9 o iPhone XS Max? Ambos superan los 1000 euros de precio de venta público, pero hay que reconocer que el modelo de iPhone con 512GB tiene un precio excesivamente caro: son 1659 euros, lo que implica un desembolso de 400 euros tomando como referencia el Galaxy Note 9 también con 512GB (+ el extra que puedas añadir mediante tarjeta micro SD de hasta 512GB).

Tampoco quiero olvidar de mencionar que el asistente de voz de Apple, Siri, lleva ya bastante tiempo en marcha y puliéndose cada vez más: a fecha de este artículo Bixby, el asistente de voz de Samsung, todavía no está disponible en español. Ahora quizás te toque reflexionar a fondo y valorar que producto va a encajar mejor con tus intereses particulares. Por mi parte, en más o menos dos semanas, podré traerte la comparativa “real” entre dos de los móviles de referencia de este 2018.

Anuncios

Deja un comentario