Opinión Samsung Galaxy Note 8, ¿Podrá ser el mejor de este 2017?

Mientras preparo este artículo tengo el Samsung Galaxy Note 8 junto a mi teclado. ¿Qué opinión merece este Smartphone? Qué es un producto bonito, eso es evidente. Qué tiene prestaciones al más alto nivel, eso es irreprochable. Y que puede tomar fotografías y vídeos con los mejores resultados posible, a mí no me cabe duda alguna. Pero, teniendo en cuenta lo que ya se ha anunciado y lo que queda por desvelarse, ¿Será el mejor de 2017?

Mi toma de contacto con el nuevo Note Series tuvo lugar durante la celebración del IFA de Berlín, en la presentación oficial de la compañía. ¿Cumplió mis expectativas? Sí, al menos en el global de prestaciones, aunque me gustaría puntualizar lo siguiente: me sobra la función y el botón de Bixby, hubiera sido mucho mejor producto con la misma capacidad de batería que el Galaxy S7 Edge, y el S Pen es un adorno que, muy probablemente, solo usaría para dejar dibujar a mis sobrinas.

El Galaxy Note 8 tiene un cometido básico y prioritario, desvanecer del todo el indeseado y alarmante problema de batería del Galaxy Note 7. Por todo lo demás, este Smartphone es soberbio y, por desgracia, su precio de lanzamiento supera la terrorífica barrera de los 1000 euros.

La cámara dual trasera, ¿Necesitas practicar zoom?

Una de las razones principales por las que uno puede atreverse a pagar la diferencia en precio existente entre un Galaxy S8+ y un Galaxy Note 8 la encontramos en la cámara trasera: o bien nos conformamos con una cámara DualPixel de 12MP, o bien apostamos por una cámara DualPixel de 12MP complementada por una cámara teleobjetivo de 12MP. La pregunta que deberíamos hacernos sería la siguiente: ¿Vamos a usar mucho la segunda cámara?

En las más de 140 fotografías tomadas con el Note de Samsung he podido apreciar la meticulosidad del sensor principal a la hora de detallar los objetos, sean cercanos o lejanos, simples o complejos. Y por supuesto, también es más que relevante la buena compensación de la iluminación tanto en días de pleno Sol, con cielos encapotados o anocheceres con algo de luz. En otras palabras, lo que ya nos ofrece el Galaxy S8 y S8 Plus. Y lo mismo diría al grabar vídeo, incluso a un nivel base de 1920×1080 pixeles y 30 fotogramas por segundo: tomar secuencias en calidad 4K lo podríamos dejar para momentos únicos y irrepetibles.

Pero, ¿Dónde se encuentra ese plus de genialidad al usar el Galaxy Note 8? Básicamente en esa cámara teleobjetivo con sensor de 12MP, apertura F2.4 y, muy importante al grabar vídeo, también con estabilizador óptico de imagen (OIS). Yo prefiero las cámaras con gran angular, pero debo reconocer que al practicar zoom de dos aumentos ópticos el nivel de detalle y claridad de las imágenes pueden hacernos caer en la tentación de decir que la foto se ha tomado con la cámara principal.

En pantalla contamos con un acceso directo que ilustra los aumentos a aplicar, x2 o x1 (modo normal), de forma que realizar el cambio es de lo más sencillo y nos evita perder tiempo al tomar una fotografía: al grabar vídeo es una ventaja, especialmente si no se quiere dejar de grabar y dar continuidad a la acción (al aplicar o quitar zoom se nota la modificación del encuadra, pero se lleva a cabo de una forma correcta).

¿Quieres saber algo que quizás no leas en otras publicaciones? Cuando utilizas la función de cámara con o sin zoom, puedes tapar sin problemas la lente de la izquierda: sin embargo, al utilizar la función de enfoque dinámico si obstruyes esa lente con el dedo no habrá enfoque de la escena. Puedes hacerte una ligera idea de cómo se comportan las dos funciones estrella asociadas a la cámara dual del Galaxy Note 8.

Con los anteriores Galaxy S y Galaxy Note contábamos con la función “enfoque selectivo”, que básicamente permitía tomar información de todos los planos y, tanto en el momento como con posterioridad, poder elegir el plano a definir o incluso ambos al mismo tiempo. Pero el Galaxy Note 8 va un paso más allá gracias a la cámara dual. Con la función “enfoque dinámico” se puede obtener un efecto Bokeh real, incluso ofreciéndose la posibilidad de aumentar o reducir el efecto desenfoque del fondo. Aquí abajo tienes una muestra de lo que digo (aunque la calidad de imagen no es la original). Todas las fotos que yo he tomado están disponibles en mi galería de Flickr.

Reconocimiento de Iris y sensor de huella dactilar

Es mi opinión personal, y seguramente también la de otros, pero la ubicación del sensor de huella dactilar es inapropiada y no es cómoda para el día a día. Sin embargo, Samsung ha sabido rectificar a media pues dicha característica ya no linda con la lente de la cámara: ahora tiene junto a ella el flash y sensor de frecuencia cardíaca, por lo que manchar dicha superficie no nos afectará tanto como hacerlo con la lente de la cámara.

Por otro lado, y basándome en mi propia experiencia con un Galaxy S8 Plus, cuando se utiliza una carcasa o funda, el hecho de que haya hueco entre la superficie del accesorio y la del propio teléfono, contribuye en gran medida a la localización al tacto del sensor de huella dactilar y, por tanto, multiplica por tantos su efectividad. Así pues, no es un problema de rendimiento del sensor, si no de si situamos bien el dedo sobre la superficie de lectura.

¿Qué otra solución de acceso seguro nos propone Samsung? Básicamente la de reconocimiento de Iris, que ya se implementó en el Galaxy Note 7 primero y luego en los Galaxy S8 y Galaxy S8+. No está mal el sistema, pero la efectividad y correcto comportamiento estará supeditado a las condiciones de iluminación del entorno en el que nos encontremos. Es decir, en recintos de interior y de noche el reconocimiento de nuestra “huella ocular” es sobresaliente, pero la cosa cambia en exteriores: con el Sol sobre o tras de nosotros, habrá problemas si los rayos del astro rey impactan directamente sobre el frontal del Note. En esos casos nos será menos pérdida de tiempo utilizar el sensor de huella dactilar.

Rendimiento, pantalla y autonomía

Si de algo no deberá preocuparse uno tras invertir 1000 euros en el Galaxy Note 8 es del rendimiento que será capaz de proporcionar al manejar cualquier funcionalidad. Y ya no hablo solamente de actividades tan comunes explorar una página web, lanzar aplicaciones de redes sociales o contar con una tremenda velocidad de captura a la hora de tomar fotos. De hecho, aunque tengamos activado el modo rendimiento “optimizado”, en juegos exigentes como Real Racing 3 las secuencias correrán con suma fluidez.

Lo importante aquí es que, ya sea teniendo la versión con procesador Snapdragon 835 como la versión con Exynos 8895, el teléfono de Samsung dará lo mejor de sí. Más probablemente no podamos pedir, aunque es un plus el contar con 6GB de RAM, 2GB adicionales con respecto al Galaxy S8 y Galaxy S8 Plus. En todo caso, quizás sea importante señalar que tras media hora jugando con Real Racing 3 el cuerpo del dispositivo no desprendía mucho calor (o al menos no se apreciaba al sostener el terminal).

Una buena seña de identidad en el teléfono de Samsung la encontramos al tenerlo de frente: la pantalla Super AMOLED de 6,3 pulgadas hará las delicias de cualquier al jugar, visualizar páginas web o reproducir vídeos de YouTube. Y, a diferencia del G6 y V30, con YouTube se podrá estirar el área visual al máximo con recorte de los márgenes. Por otro lado me gustaría mencionar un detalle que muchos propietarios podrían haber pasado por alto: aunque la resolución nativa de la pantalla es QuadHD+, de fábrica se ha fijado una resolución FULL HD+: con ello se logrará minimizar el consumo de energía, y sería un ajuste que en mi opinión convendría mantener.

Ahora bien. ¿Es suficiente tener 3300 mAh de capacidad de batería? Aunque los valores de consumo energético obtenido en mis mediciones son bastantes positivos, debo decir que para hacer de éste un producto mucho más poderoso no se debería haber contemplado el incluir una batería de menos de 3600 mAh (la que incluía el Galaxy S7 Edge). Aunque el procesador es eficiente a nivel energético gracias a la tecnología de 10nm, y que la pantalla cuente con un panel Super AMOLED, teléfonos con pantalla alrededor o superior a las 6″ no debería contemplar soluciones de menos de 4000 mAh. En mi opinión perjudica la experiencia de usuario o un aprovechamiento más intensivo del teléfono móvil.

En todo caso, para que tengas una mejor idea de cuánto tiempo de uso se puede disfrutar con el Galaxy Note 8, incluyo a continuación tres mediciones de consumo de energía. Pero ten en cuenta que se ha mantenido activa la conectividad Wi-Fi, se ha conserva una resolución de pantalla FULL HD+ y que el nivel de brillo de la pantalla estaba fijada en un 75%:

  • Jugar 40 minutos a Real Racing 3, con modo rendimiento optimizado, 16% de consumo de energía
  • Grabar 30 minutos de vídeo en FULL HD a 30 fps, 14% en consumo de energía
  • Reproducir 60 minutos de un vídeo de YouTube en FULL HD, 12% de consumo de energía

Finalmente, en cuanto a la capacidad de recuperación de energía, teniendo el teléfono apagado el sistema de carga rápida permite recuperar un 53% de batería en 41 minutos, un 75% en 58 minutos, y obtenerse la carga completa en menos de 1h25 minuto.

S Pen, diseño y construcción, y otras prestaciones

¿Realmente tiene algo de especial el S Pen? No es una herramienta que me atraiga mucho en un Smartphone, mas la vea de más lógica implementación en un tablet para sacarle partido a herramientas de dibujo. Y sí, sé que se pueden tomar notas con la pantalla apagada, editar capturas de pantalla y aprovechar la función de traducción instantánea de un texto. Pero, en mi opinión, no es una característica que pueda definir la elección entre un S8+ y un Galaxy Note 8: y, por tanto, no justifica la diferencia en precio entre ambos móviles.

Antes de pasar a detallar el resto de características técnicas del Galaxy Note 8, me gustaría transmitir al lector mi opinión con respecto al diseño y el nivel de acabados. ¿Al agarrarse en la mano se tiene la certeza que es un Smartphone de gama alta? No cabe duda. No es un producto ligero, y eso es buena señal, y ambas caras de cristal curvado Gorilla Glass 5 convergen en un perfil parcialmente metálico. Este Galaxy Note es elegante, soberbio y, con la superficie limpia, muy bonito: solo ha faltado el detalle de colorear el área de la cámara en línea con el resto de la superficie, pues parece que el terminal lleve un “antifaz” si no lo compramos en negro.

Resto de características técnicas del Galaxy Note 8:

  • Android 7.1.1 Nougat
  • Certificación IP68: resistencia al agua y polvo
  • Cámara frontal de 8MP, F1.7, AF
  • Memoria interna de 64GB (con versión con 128 o 256GB en algunos países)
  • Slot para tarjeta micro SD de hasta 256GB
  • Bluetooth 5.0, Wi-Fi de banda dual y NFC
  • GPS+Glonass, sistema navegación Galileo
  • Dimensiones: 162.5 x 74.8 x 8.6mm
  • Peso: 195 gramos

Mi recomendación, para tener una mejor idea sobre el Samsung Galaxy Note 8 es que se eche un vistazo al vídeo unboxing e impresiones a fondo que encabeza este artículo. Una imagen vale más que mil palabras, y más aún si se tiene la oportunidad de ver como se comporta el producto cuando tiene que afrontar cierta actividad. 

Copyleft 2017 – Tu Ayuda Android. Esta obra se encuentra sujeta a la siguiente licencia: no está permitida la difusión, reproducción y traducción integra de este texto, o el uso de las imágenes y demás contenidos incluidos. Solamente está permitida la difusión de un fragmento del texto, siempre que se incluya la referencia al texto original mediante el enlace al artículo correspondiente. En medios audiovisuales se requiere la cita al medio http://tuayudaandroid.com

Anuncios

Deja un comentario