LG V30 o Samsung Galaxy Note 8, ¿Cuál es mejor opción?

LG V30 o Samsung Galaxy Note 8, duelo entre dos titanes de la gama alta que a más de uno le harán dudar. ¿Cuál es mejor opción? Para ser franco, y por precio, yo mismo escogería antes un Galaxy S8+: pero si nos ceñimos a los dos Phablets de última generación, el móvil de LG es el que mejores sensaciones me ha dado durante mis tomas de contacto en el IFA 2017 de Berlín.

Son dos productos que nos pondrán las cosas muy difíciles y, a diferencia de lo que piensan algunos, yo no veo en el S Pen y sus funciones algo que realmente vaya a marcar la diferencia a no ser que se sea un artista o un dibujante inquieto. ¿Crees que un stylus tiene cabida en los tiempos modernos para su uso junto a un Smartphone? Sin duda alguna es una herramienta apropiada para un tablet, siendo el Galaxy S3 Tab y el propio iPad Pro dos buenos ejemplos de ello.

Duelo de cámaras, ¿zoom o gran angular?

Los teléfonos móviles de hoy no sirven solamente para llamar y comunicarse a través de mensajería instantánea, se busca en ellos que sean cámaras digitales compactas capaces de capturar recuerdos con calidad. ¿Donde se encuentra la dispuesta en este apartado al comparar el Galaxy Note 8 con el LG V30? Creo que una de las cosas sobre las que uno debe reflexionar es si será más útil contar con una cámara gran angular o una teleobjetivo.

Tengo experiencia con los dos tipos de cámara, por haber probado un Huawei Mate 9/P10, OnePlus 5, Asus ZenFone Zoom S y LG G5/G6, ya la verdad es que para para escapadas de fin de semana y viajes largos tener una cámara de apoyo con gran angular da bastante más juego: la cámara principal del LG V30 cuenta con un angular de 71º, mientras que la cámara angular abre el campo visual hasta los 120º. ¿Te imaginas que supone eso? Ideal para paisajes de montaña o para capturar todo un monumento sin necesidad de alejarse (no siempre es posible).

Pero, claro está, los hay que prefieren poder acercar un objeto situado a media distancia a través de un zoom óptico de x2 aumentos: eso es lo que se logra con la cámara teleobjetivo de 12MP y apertura F2.4 del Galaxy Note 8. También añadir que Samsung ha reforzado la calidad en fotografía y grabación de vídeo de dicha cámara al incluir como en la principal un estabilizador óptico de imagen (OIS): por citar un ejemplo, al usar la cámara teleobjetivo del OnePlus 5 se hacía notar la falta de estabilización, sobretodo importante al grabar secuencias de vídeo.

¿Todavía estás indeciso? Pues hay una funcionalidad extra propia de cada terminal que puede terminar de hacernos dudar entre cual puede ser el Smartphone que más nos conviene si se es de grabar vídeo o tomar muchas fotos:

  • El LG V30 tiene mayores cualidades que cualquier otro teléfono de gama alta de cara a grabar vídeo, y no solamente por que alcanzar una calidad 4K y cuente con hasta 14 efectos de cine. Se puede aplicar un zoom progresivo en dirección a un punto concreto de la escena sin necesidad de cambiar el encuadre: otros dispositivo aplicarían zoom tomando como referencia un punto central. Y no nos olvidemos de que el auricular puede hacer de micrófono para reforzar la calidad de sonido.
  • El Samsung Galaxy Note 8 mejora su típica modalidad de cámara enfoque selectivo para obtener un “efecto Bokeh” más o menos pronunciado. Es decir, en el momento o con post-edición, se puede aumentar o reducir el efecto desenfoque del fondo tal como se haría con un Huawei P10, P9 o Mate 9.

Si hay algo que no puede reprocharse del teléfono de Samsung son los resultados en fotografía y grabación de vídeo con su cámara DualPixel de 12MP y apertura F1.7, la misma que trae el Galaxy S8 Plus y que yo mismo he podido probar a fondo. De hecho, en grabación de vídeo es de lo mejor que he visto en nitidez y estabilización de imagen: el S8+ fue el terminal elegido para preparar mi VLOG del IFA 2017 de Berlín.

¿Podrá el LG V30 demostrar cualidades superiores a su oponente? Técnicamente promete ser capaz de proporcionar unos resultados sobresalientes, y no debería ser para menos si me baso en mi experiencia con el G6. En esta ocasión se han incluido unas lentes de cristal y un sensor CMOS de 16MP con apertura F1.6, lo que apriori vendría a significar que estaríamos ante una cámara más luminosa, capaz de plasmar mayor nivel de detalle y ser más hábil a la hora de capturar escenas nocturnas. En todo caso, no son más que conjeturas a falta de realizar pruebas a fondo que ratifiquen mis expectativas.

Como conclusión para este apartado aconsejaría al lector reflexionar en base a qué tipo de cámara “secundaria” se le sacaría mayor partido.¿Con gran angular o con teleobjetivo?

Experiencia multimedia: pantalla y tecnología de sonido

Si hay algo en lo que destacan el LG V30 y el Galaxy Note 8 es en la pantalla, que cubre prácticamente toda la cara frontal. ¿Cuál es mejor? Quizás se podría pensar que la del móvil de Samsung pues cuenta con un panel Super AMOLED de 6,3 pulgadas, aunque yo me decanto más por la pantalla OLED de 6 pulgadas del V30 pues tiene un formato plano: en ambos teléfonos, como nota importante, se puede ajustar la resolución y pasar de la nativa a una intermedia FULL HD + para de esta forma contener el consumo energético. Solamente me faltaría saber cómo de luminosa es la pantalla del móvil de LG en exteriores.

Por otro lado, y puesto que los detalles son importantes, con el Galaxy Note 8 se pueden reproducir los vídeos de YouTube a pantalla completa utilizando la aplicación oficial de Google. ¿Qué sucede con el LG V30? Al igual que con el G6, he podido comprobar sobre el terreno que aún no se ha habilitado el ajuste que permita estirar al máximo el espacio de visualización, de forma que los márgenes izquierdo y derecho restarían con franjas negras al disponer el terminal en horizontal.

Tanto en uno como en otro la experiencia visual será tremendamente inmersiva. ¿Con cuál de los dos me quedaría yo? Si fuera por pantalla no dudaría a piori en elegir el móvil de LG, en parte por que será más compacto y más cómodo de llevar en el bolsillo del pantalón. Y como ya he dicho, prefiero una pantalla plana a una con curva: si golpeamos sin querer el Note 8, y por el lateral, hay más peligro de que la pantalla quede dañada precisamente por que el cristal cubre parte del perfil.

Ahora bien, y si nos centramos en el apartado sonoro, parece que LG se llevaría el gato al agua gracias a la incorporación de un QuadDac de 32-bits afinado por B&O Play: tampoco hay que despreciar, ni mucho menos, la calidad de audio que proporcionará el Galaxy Note 8 con su DAC de 32-bits. De hecho, estoy plenamente satisfecho al reproducir música con el Galaxy S8 Plus que tengo para pruebas.

Decir también que tanto Samsung como LG incluyen junto a su teléfono estrella un juego de auriculares de calidad: unos B&O Play para el V30 y unos AKG para el Galaxy Note 8, que ya puedo adelantar en base a mi experiencia que son estupendos. Sin embargo, me gustaría señalar que el Smartphone de Samsung será eficaz y dará más juego a la hora de balancear el sonido acorde al tipo de música y tipo de auriculares que se vayan a usar: la disponibilidad de variedad de ajustes de sonido dan un buen repaso a lo que ofrece el móvil de LG, es decir, unos pocos modos de sonido y un ecualizador manual limitado a 5 bandas.

Una cuestión de potencia: con procesador Snapdragon 835

El LG G6 comenzó su andadura en los mercados de medio mundo con un gran fallo técnico como lastre, la incorporación de un procesador Snapdragon 821. En otras palabras, un chip con un año de antigüedad, impropio de un Smartphone de última generación y de 2017. ¿Ha tropezado LG en la misma piedra? Por supuesto que no, pues el V30 trae un procesador Snapdragon 835 de 8 núcleos, cuya tecnología de 10nm impulsa la eficiencia a nivel energético.

Con el Galaxy Note 8 Samsung propone dos opciones a nivel de procesador, dependiendo de la región en la que se comercialice el dispositivo. O bien se integra el mismo procesador que el móvil de LG o bien se opta por un chip de fabricación propia, el Exynos8895 de 8 núcleos y también tecnología de 10nm. ¿Cuál es mejor? Se dice que el procesador de Qualcomm es mejor, aunque cualquiera de los dos permitirá disfrutar de lo máximo en prestaciones para correr juegos exigentes.

Por otro lado, ¿Qué hay de la memoria RAM? Samsung ha dotado a su flagship de 6GB, mientras que el LG V30 se queda con 4GB. En mi opinión y experiencia, esa diferencia no afectará en la práctica al buen manejo y fluidez del terminal: yo al menos no lo he notado, y eso que he utilizado móviles con 6GB de RAM como por ejemplo el OnePlus 5. Ni en juegos exigentes a nivel gráfico como Asphalt 8, Real Racing 3 o Modern Combat apreciarás diferencias. Eso sí, al pasar un test de benchmark como el de AnTuTu con el teléfono de Samsung se obtendrá puntuación extra: pero algo muy técnico en realidad.

En cuanto a la GPU, dependerá del procesador con el que cuente el teléfono: si es un Snapdragon 835, se incluirá una Adreno 540; mientras que si se trata de un Exynos8895, la GPU es la ARM Mali G71. Francamente, no debe preocuparte este apartado por que a nivel de calidad gráfica ambas soluciones están muy a la par.

El tiempo de uso de la batería de 3300 mAh

Cuando se lanzaron los Galaxy S de 2017, una de las cosas que me dejó preocupado fue la capacidad de batería. ¿Cómo podía ser que un Smartphone con pantalla de 5,8 y 6,2 pulgadas tuviera 3000 y 3500 mAh respectivamente? No dudé en comprar el Galaxy S8 Plus, por mucho que todavía tuviera mis dudas: para que sirva de referencia, tengo publicado en este blog un artículo en el que hablo largo y tendido de cuál es la autonomía en base a mi uso personal del teléfono.

El Galaxy Note 8 cuenta con una pantalla de 6.3 pulgadas, 0.1 más que el Galaxy S8+, pero a pesar de ello se ha rebajado la capacidad de batería hasta los 3300 mAh. ¿Tiene sentido? Ninguno en realidad, es como ir a contracorriente. En otras palabras, con el Note Series de este año se rebajará el tiempo de uso con resto al S Series, evidente teniendo en cuenta que tecnología de pantalla y el procesador son los mismos.

Así pues, como conclusión para este apartado debo señalar que, al menos a priori, parece que el LG V30 proporcionará más tiempo de uso por que cuenta también con una batería de 3300 mAh pero con una pantalla OLED de 6 pulgadas. Eso sí, no olvidemos que las pantallas de ambos teléfonos vienen con una resolución nativa Quad HD+: con los Galaxy S y Galaxy Note Series se puede rebajar a FULL HD+ (2220×1080 pixeles), y con el V30 también a FULL HD+ aunque con resolución de 2160×1080 pixeles. Con ello se logrará contener un poco el consumo de energía.

Cómo sabrás, y por tu propia experiencia con un Smartphone, hay una serie de trucos o acciones que se pueden tomar para acotar el consumo energético y disfrutar de más tiempo de uso: por ejemplo, apagar conexiones inalámbricas que no se necesiten, bajar el brillo de la pantalla en recintos de interior o de noche, o también útil que las aplicaciones se cierren y dejen de sincronizar datos en segundo plano mientras la pantalla esté encendida.

Y no falta decir que la función Always On de la pantalla, disponible tanto en el V30 como en el Galaxy Note 8, también repercute en el consumo de energía aunque hayan apenas unos pixeles activos dando información muy concreta: mi recomendación es desactivar la función en medida de lo posible, o al menos que no esté disponible mientras dormimos (en 7 o 8 horas se puede ahorrar bastante energía).

Calidad de construcción y resistencia al agua

Si los pusiéramos el uno al lado del otro, cualquiera quedaría maravillado por la impresión que dan a primer golpe de vista. Y la cosa mejora sustancialmente cuando, como yo, se tiene la oportunidad de sujetar el dispositivo en la mano: claro está, el LG V30 es más compacto y lógicamente aventaja a su contrincante en comodidad de manejo.

Los dos tienen en común un diseño básicamente muy similar en líneas generales: dos caras de cristal Gorilla Glass 5 separadas por un perfil metálico, y una pantalla que aprovecha prácticamente todo el frontal del terminal. Sin embargo, debe reconocerse que LG lo ha hecho bastante mejor al diseñar los elementos que se emplazan en la parte trasera: no solamente por la lógica ubicación del sensor de huella dactilar en un lugar central y de acceso más natural, si no también por que la doble lente no rompe la sintonía del resto de la superficie. Cómo dirían algunos, el Galaxy Note 8 tiene un “pegote” negro, como si fuera un antifaz (lo que se disimularía si el color del terminal es negro).

¿Cuál es la otra gran virtud de la que van a presumir uno y otro Smartphone? Resistencia al agua y al polvo gracias a la certificación IP68. No son solamente móviles que se pueden mojar sin miedo aunque llueva, si no que deberían poder ser impenetrables aún sumergiéndolos en agua hasta 1,5 metros de profundidad durante 30 minutos. Eso sí, no recomiendo hacer pruebas locas de la “Coca Cola” o  meterlos en aguas saladas: para que me entiendas, no son dispositivos preparados para grabar la fauna marina.

Cámara frontal y otras prestaciones

Me temo que el LG V30 no será un Smartphone tan perfecto como al menos a mí me hubiera gustado que fuera, y el motivo es que la cámara frontal parece que serán tan regular como la del G6: sensor de 5MP y apertura F2.2, nada que hacer con la magnifica cámara del Galaxy Note 8 con sensor de 8MP y apertura F1.7. ¿Quieres saber hasta donde llegarán en calidad de imagen ambos dispositivos? Echa un vistazo a las muestras que recogí en su día con el Galaxy S8 Plus y el LG G6.

En cuanto a capacidad de almacenamiento el móvil de LG y el de Samsung están muy igualados, con 64GB  de memoria interna total para el producto de base: en cuanto al V30, estará disponible un modelo V30+ con 128GB; mientras que los Note 8 amplían su oferta a versiones con 128GB e incluso 256GB, claro está para tiendas y regiones concretas. En España está solamente disponible para pre-compra el Galaxy Note con 64GB, que recordemos tiene un precio de 1010 euros.

Tampoco faltará la posibilidad de utilizar una tarjeta micro SD de hasta 256GB (Note 8) o hasta 2TB (V30), de cara a aquellos usuarios que pidan flexibilidad o que generen o medien con archivos de gran capacidad: ya sea música LossLess de tipo FLAC o grabación de vídeo con calidad 4K. Cada usuario es un mundo, y aunque parezca mentira 64GB pueden antojarse insuficientes si se usa el teléfono para todo sin excepción.

¿Qué características básicas tienen en común el V30 y el Galaxy Note 8?

  • Wi-Fi de banda dual, Bluetooth 5.0 y NFC
  • Puerto USB de tipo C compatible con OTG
  • Carga rápida Qualcomm Quick Charge 3.0 (Note 8 con procesador SD835)
  • Sistema operativo Android 7.1 Nougat pre-instalado

Pero el Galaxy Note 8 tiene tres atributos que no vamos a hallar con el LG V30. ¿Quieres saber cuáles son?

  • S Pen. El stylus de Samsung que, en mi opinión, está enfocado a profesionales que andan en busca de un incremento de la productividad en el trabajo. Los usuarios de a pié no necesitan esta herramienta.
  • Sensor de frecuencia cardíaca. Mediante la aplicación S-Health de Samsung, el propietario del Note 8 podrá controlar los latidos del corazón. No es una función de uso frecuente, al menos para todo el mundo, pero puede ser de utilidad para quienes practican deporte con regularidad y no usan SmartBand o SmartWatch.
  • Reconocimiento de Iris. Ya vimos esta medida de seguridad implementada en el Galaxy Note 7 y luego en los Galaxy S8/Galaxy S8+. ¿Es tan efectiva como cabría esperar? Va muy bien en recintos de interior y de noche, aunque flaquea en exteriores y con el Sol incidiendo sobre el frontal del terminal. Casi que prefiero el sensor de huella dactilar, cuyo manejo se mejora sustancialmente si tenemos el móvil protegido con una carcasa o funda: es bastante más fácil localizar al tacto la ubicación del sensor.

Valoración y conclusión final

Durante el IFA 2017 de Berlín he tenido la oportunidad de pasar un buen rato tanto con el LG V30 y el Samsung Galaxy Note 8, dos Smartphones muy top que estoy seguro despertarán el ansia consumista de más de uno. ¿Tienes intención de cambiar de móvil? Pues que sepas que son dos de las mejores cinco opciones, a falta de saber como será el nuevo Huawei Mate 10.

En realidad el Galaxy Note 8 no es más que un Galaxy S8+ con cámara mejorada y lápiz. Es decir, que si quieres ahorrarte entre 200 y 300 euros, casi que te recomendaría apostar por el Galaxy S Series. Pero si ahora alguien me dijera que tengo que elegir entre el flagship de Samsung y el de LG, yo al menos lo tendría muy fácil pues desde que comencé a “destriparlo” con los ojos tras su presentación tuve claro que mi favorito sería el V30 por lo siguiente:

  • Disponer de cámara con gran angular (de 120º)
  • El tamaño, más compacto y, por tanto, comodidad extra en su manejo
  • La relación pantalla/batería, que es más favorable

De cara a las próximas navidades habrá mucho donde elegir, mas el precio podría ser uno de los factores clave a la hora de decantarse por alguno de los productos de gama alta anunciados durante este 2017. ¿Tienes ya alguna idea de cual te gustaría que fuera tu próximo teléfono móvil para uso personal e “intransferible”?

Anuncios

Deja un comentario