¿Merece la pena comprar el Google Pixel o Pixel XL?

¿Merece la pena comprar los nuevos Pixel y Pixel XL de Google? Es una pregunta que me hice a raíz de conocer todos los detalles de ambos productos, que constituyen el relevo de la mítica saga Google Nexus. En lo relativo a calidad de acabados y prestaciones, no parece que puedan decepcionar a su futuro propietario, mas promete haber una sincronía único entre hardware y software.

Sin embargo, y en mi opinión, habrá una serie de aspectos que considero pueden hacer que se descarte la compra tanto del Pixel como del Pixel XL, habiendo en el mercado teléfonos móviles que puedan ser mejor alternativa. En todo caso, si quieres ver imágenes y conocer las características principales de los nuevo terminales de Google, te recomiendo echar un vistazo a la vídeo noticia que encabeza este post.

1. El precio, demasiado alto

Si el precio no es algo que te preocupe, deberás pasar al siguiente apartado. Pero, si buscas un producto con la mejor relación entre el precio y las prestaciones, merece la pena seguir leyendo. ¿Por qué cambio Google la estrategia de precios de «sus Smartphones» desde el Nexus 6? Recuerdo lo competitivos que resultaban ser los Nexus 4 y Nexus 5, con buenas prestaciones y un precio de mercado entre los 350 y 400 euros: era difícil no pensar en comprarlos y darles un boto de confianza.

Pero tanto el Pixel como el Pixel XL cuentan con un desmesurado nivel de precios: desde 649 dólares del Pixel (32GB de memoria) y 869 euros el Pixel XL (128GB de memoria). ¿No te resultan demasiado caros? En mi opinión, el Pixel con pantalla de 5″ no debería superar los 500 dólares, pues las limitaciones en pantalla y capacidad de batería no lo hacen muy aconsejable para un «uso lo más completo posible» de un teléfono móvil de última generación.

Google quiere seguir la estrategia comercial y de precios de Apple con sus iPhone, aunque en este caso se disponga de un móvil de base con 0,3″ más de pantalla (iPhone 7 con pantalla de 4,7″). ¿Está en condiciones Google de lograr el mismo impacto? Nos guste o no, Apple se ha granjeado la imagen de marca de lujo, glamurosa y de calidad, pero no es así en el caso de los de Mountain View.

¿Qué Smartphone puede ser mejor que un Pixel XL? Si la idea es buscar la mejor relación calidad-precio, tengo varias opciones a escoger: OnePlus 3 (400 euros,64GB), ZTE Axon 7 (449 euros, 64GB + micro SD), Huawei Nova Plus (429 euros, 32GB + micro SD) y LG G5 (499, 32GB + micro SD). Y si me apuras, a fecha de este post se puede comprar el Nexus 5X por solamente 289 euros en Amazon (32GB de memoria interna, sin micro SD).

2. Capacidad de almacenamiento, sin tarjeta micro SD

Aunque Google haya presumido en su presentación de los nuevos Pixel de la ilimitada capacidad en la nube para almacenar fotografías y vídeos, considero que es un fallo «grave» el no permitir utilizar una tarjeta micro SD para contar con espacio extra para contenidos propios que uno quieran tener siempre accesible a nivel local, se esté o no conectado a Internet.

El Pixel de base, con 32GB y un precio de mercado de 649 dólares, no contará con más de unos 23GB de almacenamiento libre para música, vídeos, fotos, entre otros tipos de contenido. Yo tengo bastante música en mi Smartphone, alrededor de unos 20GB con ficheros de audio MP3 320Kbps y FLAC: un usuario corriente no creo que tenga menos de 2GB a 4GB. ¿Sabes cuanto pueden ocupar 10 minutos de grabación de vídeo en 4K y todos los datos de un juego pesado como Real Racing 3? No menos de 3,8GB y 3GB respectivamente.

Comprar un Pixel o un Pixel XL de 32GB no es nada recomendable, aunque serán las versiones más asequibles: el Pixel de 128GB cuesta 749 dólares y para el Pixel XL de 128GB habrá que desembolsar 869 euros. ¿Sabes cuanto costaría una tarjeta micro SD de 64Gb si pudiera usarse? Entre 15 y 20 euros en Amazon.

En mi experiencia con un Smartphone con 32Gb de memoria interna, pronto se llegará al límite de espacio, y ello nos limitará indudablemente la flexibilidad a la hora de realizar viajes largos o tomar fotos en un fin de semana de tres días: para el primer caso, 5Gb será el mínimo que vayamos a usar, combinando vídeo y foto; para el segundo caso, entre 500MB y 1GB aproximadamente. ¿Por qué sufrir y tener que eliminar contenidos? Está bien tener almacenamiento ilimitado en la nube, pero ello supondrá un gasto de datos móviles si no disponemos de una red Wi-Fi de libre acceso (no me refiero a las copias de seguridad del contenido). 

Por otro lado, el tener un slot para almacenamiento externo permite utilizar más de una tarjeta micro SD y, por tanto, más flexibilidad aún a la hora de diversificar nuestros contenidos: para el día día podemos querer usar una tarjeta de 64GB, donde llevar toda la música que podamos desear; y para viajes o escapadas puntuales, como es mi caso, disponer de otra tarjeta de memoria con Series de TV y películas en formato DivX. No habrá que borrar aquí y allá para liberar espacio: extraer una tarjeta es sumamente fácil y no lleva más que unos pocos segundos.

3. Autonomía de batería para el Pixel de 5 pulgadas de pantalla

¿Cuál es en mi opinión el punto débil del Google Pixel a nivel de prestaciones? No solamente el exagerado precio, si no también la limitada capacidad de batería de 2770 mAh: un valor bajo por mucho que dispongamos de un panel con tecnología AMOLED, lo que contribuye en gran medida a contener el consumo energético.

Pero debemos ser conscientes de que actividades como la exploración de páginas web por red móvil y jugar a títulos exigentes a nivel gráfico, como Asphalt 8 o Modern Combat 5, va a suponer un consumo energético mayor de lo habitual: ya sin tener en cuenta la energía que se pierde por el hecho de mantener la pantalla iluminada durante largo rato. Lo ideal hubiera sido contar con una capacidad de batería de no menos de 3000 mAh.

¿Qué sucede con el Pixel XL? Creo que su batería de 3450 mAh va a marcar mucho el valor que se vaya a obtener del teléfono, por mucho que se haya pasado de una panel con resolución FULL HD a otro con resolución 2K. Hay cosas que yo entiendo, y una de ellas es el afán de algunas marcas por mantener «justas» características clave en el manejo de teléfonos móviles modernos que, aunque parezca mentira, se han convertido en el eje central de nuestras actividades sociales y de puro entretenimiento.

En todo caso, considero que el Google Pixel y Pixel XL incorporan una serie de características que están a la última desde el punto de vista tecnológico y que, para algunos lectores, merece la pena se tengan en consideración:

  • Procesador Snapdragon 821 de 4 núcleos, con GPU Adreno 530 y 4GB de RAM. El rendimiento de los móviles tiene que ser de lo mejor que pueda encontrarse.
  • Cámara trasera con sensor Sony IMX378 de 12,3MP que, aunque no proporciona una gran resolución, sí parece que proporcionará una cota de calidad bastante alta. Habrá que esperar a realizar las primas pruebas de cámara para ver el comportamiento real y «no preparado».
  • Cuerpo de aluminio de corte aeroespacial y cara frontal con cristal 2.5D Gorilla Glass 4: elegancia y buena realización que resultarán ser indiscutibles.
  • Integración del asistente de voz de Google, más allá de una simple aplicación.

¿Cuál es tu opinión a cerca de los nuevos móviles de Google? ¿Crees que darán la talla y son una referencia a seguir para quien piensa en cambiar de móvil y comprar un móvil de gama alta?

Anuncios

Deja un comentario